ALZHEIMER: SEGURIDAD EN CASA

Купить СНПЧ А7 Кемерово, оперативная доставка

Introducción

Algunos síntomas de la Enfermedad de Alzheimer -como la pérdida de la memoria  y la confusión mental- requieren que modifiquemos el entorno de la persona enferma no sólo para su bienestar sino para el de la familia en general. Existe una inmensa variedad de conductas y síntomas en las personas enfermas de Alzheimer.
Algunos cambios comunes a todos los enfermos serán los problemas de memoria y deterioro cognitivo (dificultad para pensar y razonar) y eventualmente, incapacidad para ocuparse de sí mismo. Un conocimiento sobre la enfermedad y normas de prevención son conceptos claves para la seguridad. Empecemos por identificar las posibles causas de los accidentes, aumentando la seguridad de la persona enferma y la libertad que tiene dentro de su hogar.

Como cuidador se verá enfrentado al reto de adaptarse al enfermo y a los cambios en su conducta a medida que progresa su enfermedad y pierde funcionalidad. Como el hogar es un ambiente personal, las siguientes recomendaciones son a titulo de sugerencia, y será cada familia quien ajuste estos cambios a cada situación en particular.  En cualquier caso las adaptaciones buscan modificar el entorno, sin que se vea afectado el funcionamiento del hogar de una manera severa.  Un hogar seguro, no sólo será menos tenso para la persona enferma, sino para las personas que cuidan de ella.

Tal vez no sea necesario efectuar simultáneamente todos los cambios; revise la seguridad periódicamente y realice gradualmente los ajustes necesarios. Pensemos que  cambiar determinadas conductas del enfermo como querer salir de la casa, entrar a la cocina, sacar cosas de los cajones, lavar la loza, etc., serán difíciles de lograr, asi que deberá efectuar cambios que le permitan funcionar en éstos y otros casos que representen para él una situación de peligro.

Recordemos la importancia de nuestra actitud frente al enfermo. Manifestarnos apresurados, nerviosos o irritados, aumentará la tensión y la probabilidad de que ocurran accidentes. El cuidado y normas de seguridad que tomamos en casa pensando en nuestro ser querido enfermo, son en esencia una experiencia hermosa que puede convertirse inclusive en un arte creativo para todos los integrantes del núcleo familiar.

¿Qué es la adaptación del entorno para una persona con Alzheimer?

¡Es la seguridad en el hogar! Son todos aquellos cuidados, cambios y precauciones que debemos tener en cuenta en el sitio donde vive y permanece nuestro familiar.

Debemos revisar todos los sitios y alrededores de la casa para tomar las medidas necesarias, con el fin de disminuir los riesgos y peligros a los que se puede ver enfrentado el enfermo  de Alzheimer.
 

¿Qué objetivos se persiguen con la adaptación del entorno?

Prevenir antes que enseñar

A medida que la enfermedad avanza la persona afectada va perdiendo gradualmente su capacidad de raciocinio; por este motivo debemos orientar los cuidados a prevenir y no  a tratar de enseñarle lo que él no puede recordar, ni llevar a la práctica.

Minimizar los peligros

Reduzca al máximo las posibles situaciones de riesgo que puedan afectar la integridad física de la persona enferma.

Facilitar la conservación de su autonomía

Estas modificaciones no deben ser perceptibles por el enfermo, pues un entorno conocido y rutinario le facilitará conservar su autonomía e independencia por el mayor tiempo posible.

RECUERDE: No Realice cambios drásticos en el entorno, esto lo desubicará. El enfermo de alzheimer será más funcional en la medida en que se mantenga el contexto que para él es familiar.

¿Para qué sirven las normas de seguridad en el hogar?

Ø      Para brindarle comodidad

Ø      Para facilitar nuestro trabajo con él

Ø      Para que no experimente confusión

Ø      Para evitar accidentes

¿Qué características debe tener el entorno donde vive una persona con alzheimer?

El entorno debe ser:

Familiar: Ambiente agradable, conocido, evocador de recuerdo, dejarle cuadros,         música, fotografías, elementos que le gusten.

Funcional: Que le sea práctico. No cambiar de sitio objetos de uso cotidiano. Recordemos que el enfermo necesita espacio para desplazarse libremente.

Seguro:     Que le facilite movilizarse y desarrollar actividades sin peligro. Recordemos que hay momentos de vagabundeo y acciones sin razonamiento.

Cómodo:   Sitios donde se sienta tranquilo y libre; evitar ruidos o sonidos que lo confundan y alteren: música estruendosa, risa y voces de muchas personas a la vez.

Sencillo:     No recargado de cosas, sólo lo indispensable.

Ordenado:   Todo en el lugar habitual, organizado.

Confiable: Que le brinde familiaridad y tranquilidad.

Limpio: El aseo contribuye a la salud y buena calidad de vida.


Recomendaciones prácticas

¿Qué debemos tener en cuenta al organizar el entorno y el ambiente donde vive nuestro ser querido enfermo?

v     ILUMINACIÓN: Luz e iluminación adecuada evitando luces demasiado brillantes. En algunos casos será útil ubicar luces piloto pequeñas, las cuales deberán permanecer prendidas en la noche en aquellas áreas de la casa habitualmente frecuentadas por la persona enferma, para facilitar su ubicación y orientación.

v     PAREDES: Usar colores suaves (durazno, beige, azul claro), pinturas mate y no brillantes.

v     ESCALERAS: Se recomienda que las escaleras cuentes con pasamanos o agarraderas en lo posible pintadas de color que contraste con el color de la pared. En algunos casos será necesario colocar una pequeña puerta de seguridad al principio y final de la escalera. Los escalones deben ser de material antideslizante.

v     PISOS: Trate de no encerar los pisos o en su defecto coloque al enfermo zapatos con suelas antideslizantes que le proporcionen seguridad. Si tiene alfombras o tapetes pequeños, recurra al uso de antideslizantes para ser colocados debajo de ellos. Tenga especial cuidado en que los pisos permanezcan bien secos. Evite cables eléctricos que se arrastren por el suelo. Tenga en cuenta que los pisos deben ser uniformes; que no presenten altibajos, diferencias o cambios bruscos en su altura.

v     MUEBLES: Retire objetos que puedan obstaculizar el libre desplazamiento del enfermo. Trate de que los muebles en lo posible tengan las puntas redondeadas, o acolchar las salientes de aquellos que se encuentren en zonas muy frecuentadas.

v     SEÑALIZACIÓN: En algunos casos puede ser útil hacer uso de señales, dibujos sencillos, o letreros que le recuerden y permitan ubicar los distintos sitios de la casa; baño, cocina, cuarto, sala, etc.

v     ESPEJOS: En aquellos casos en que la persona enferma se vea perturbada por la presencia de espejos, recúbralos o cámbielos de sitio.

v     VENTANA: Cerciórese de la seguridad en las ventanas, especialmente si vive en pisos altos. Coloque dispositivos de seguridad que no le permitan abrirlas sin ayuda.

v     PUERTAS: Utilice colores oscuros en puertas y pasamanos que contrasten con el color de la pared, facilitando así su visualización. Recuerde que las chapas del baño y del cuarto del familiar deben carecer de seguros, de tal manera que se puedan abrir por dentro y por fuera.

v     TERRAZAS: Mantenga con llave el acceso a terrazas o balcones que representen riesgos.

v     TOMAS ELECTRICAS: Coloque protectores en enchufes y tomas en general.

v     OBJETOS – ELEMENTOS: No deje a su alcance: llaves, objetos pequeños, monedas, botones, clips, agujas, fósforos, etc., objetos de valor, joyas, dinero, documentos de valor, chequeras, tarjetas de crédito, y mucho menos armas de fuego o elementos cortopunzantes.

El uso inadecuado de algunos elementos, el deseo de llevar a la boca algunos otros, y el deterioro de documentos importantes puede acarrear contratiempos graves, tanto para su familiar enfermo como para usted como cuidador.

v     ANIMALES DOMÉSTICOS: En ocasiones hacen parte importante de distracción y compañía para nuestro familiar, pero debemos tener en cuenta: su aseo, vacunación, normas de higiene. Recuerde que nuestro familiar no puede atender ni cuidar de ellos en forma adecuada.

v     ALIMENTOS, BEBIDAS, DROGAS: No deje cigarrillos ni bebidas alcohólicas a su alcance.

Vigile el contenido de su nevera; el enfermo no tiene la capacidad de distinguir entre comida en buen estado o mal estado.

Recuerde que las drogas, elementos de botiquín, elementos tóxicos e inflamables deben permanecer bajo llave.

Los medicamentos prescriptos  al familiar con Alzheimer deben ser suministrados por un familiar responsable; nunca dejar que él los tome; puede repetir dosis u olvidar si los tomó o no.

v     PLANTAS: Retire las que puedan representar peligro o riesgo de toxicidad.
 

Normas de seguridad y adaptación que debemos tener en cuenta en los diferentes sitios de la casa

PUERTA PRINCIPAL DE LA CASA

RIESGOS: El enfermo de Alzheimer puede salir de casa sin ser visto, y se expone a perderse o a sufrir un accidente.

PRECAUCIONES: Mantenga la puerta con llave o candado. Si es necesario cambie las guardas.  Coloque un cerrojo, cadena o seguro adicional en la pared superior de la puerta, de manera que el enfermo no la alcance o visualice.

Pinte la puerta de entrada en su parte interior del mismo color de la pared o cúbrala con una cortina para que el enfermo no la visualice o descubra.

Coloque una campanilla a la entrada sobre la puerta por si alguien olvida dejarla con llave.


COCINA

RIESGOS: La cocina representa uno de los sitios de mayor peligro especialmente para su integridad física; puede quemarse, cortarse, asfixiarse, envenenarse u ocasionar incendios.

PRECAUCIONES: Cierre los controles del gas. Asegúrese de que no hay escapes que puedan ocasionar accidentes lamentables.

Desconecte la estufa eléctrica cuando el enfermo vaya a permanecer solo. Podría olvidar la comida que esta calentando, colocar recipientes vacíos, o colocar directamente sus manos sobre la parrilla caliente.

Cierre los registros de agua.

No deje a su alcance elementos cortopunzantes (cuchillos, navajas, tijeras).

No almacene en al cocina productos inflamables (alcohol, gasolina, varsol), productos tóxicos (detergentes, productos de limpieza).

Tenga bajo llave elementos como: encendedores y cerillas.

Elimine los objetos no comestibles; puede confundirlos con aquellos que si lo son, tales como frutas plásticas, adhesivos de nevera, etc.

Tenga en mano un recipiente seguro para las basuras, pues el enfermo podrá usarlo para esconder objetos, sacar desechos, o arrojar el contenido en los baños o sitios inadecuados de la casa.

Evite tener a la mano y menos aún conectados, electrodomésticos pequeños como licuadoras, picadora, cuchillo eléctrico, etc.

Proporciónele pocillos, platos y manteles plásticos; estos facilitan su limpieza; use cubiertos sencillos no cortopunzantes y servilletas de tela, ya que las de papel las puede llevar a la boca.

Asegúrese de disponer de un extinguidor de incendios.


BAÑO

RIESGOS: Caídas, quemaduras.

PRECAUCIONES: Si es posible instale barras en el área de la ducha junto al sanitario, para que la persona tenga de donde cogerse y apoyarse, dándole seguridad.

Considere la posibilidad de instalar una ducha manual, muy útil para la limpieza adecuada de zonas como genitales y axilas.

Piense en al importancia del uso de sillas plásticas para la hora del baño. Disponga de tapetes antideslizantes en la tina ducha o sitio de baño.

Programe el calentador para mantener una temperatura no mayor a la corporal. En los enfermos podrá verse alterada la percepción del dolor y podrá no darse cuenta que el agua esta hirviendo y quemarse. Podrá olvidar cual es la llave del agua caliente y cual la del agua fría; o simplemente confundirse en su manejo.

Elimine las cerraduras con llave.

Reemplace puertas corredizas de vidrio o acrílicas por cortinas de baño.

Mantenga medicinas, jabones y champús en gabinetes altos y seguros.


DORMITORIO

RIESGOS: Caídas, golpes.

PRECAUCIONES: Trate que la persona duerma acompañada, especialmente en las etapas más avanzadas de la enfermedad.

Asegúrese que la cama y bancos estén a la altura pertinente, esto le permitirá colocar la planta de los pies en el piso.

Use colores que le agraden y le den tranquilidad.

Haga que las condiciones de aireación y calefacción sean adecuadas.

Controle los programas de televisión que vea el enfermo. Su contenido le podrá  generar angustia pues piensa que esto sucede realmente.

Se dispone la lámpara en la mesa de noche sería recomendable fijarla a ella, para evitar que al ser manipulada por la persona enferma pueda caer al piso.


FUERA DE LA CASA

RIESGOS: Perderse, exponerse a un accidente.

PRECAUCIONES: Entere a los vecinos de la situación de su ser querido enfermo.

Fíjese que el enfermo siempre salga acompañado o esté vigilado.

Cuando salga con él trate de utilizar caminos con los que esté familiarizado. Así se sentirá más tranquilo y seguro.

Evite los sitios congestionados  o con demasiado ruido.

Asegúrese que siempre lleve consigo algún documento de identidad o algún otro elemento que le identifique, como una pulsera, marquilla en la ropa, brazalete, etc.
 
En el brazalete debe ir: nombre, dirección, teléfono y nombre de la persona a contactar.
 
Disponga de una foto reciente, podría necesitarla para distribuirla en caso de que la persona enferma se extravíe. Conserve a mano teléfonos, direcciones de policía (CAI – Centro de Atención Inmediata – más cercano), puestos de Salud, Cruz Roja, servicios de urgencia, etc.