MITOS Y REALIDADES SOBRE EL TDAH


¿Qué es el TDAH?
 
El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención / Hiperactividad) es un trastorno neurobiológico que se diagnostica tanto en la infancia como en la adultez y se caracteriza por presentar síntomas de hiperactividad (movimiento continuo y superior a lo esperado para la edad), dificultades de atención (olvida sus cosas, parece no escuchar, no termina las tareas) e impulsividad (actúa sin pensar, interrumpe, agrede).  Se consideró "trastorno neurobiológico" porque hay una alteración en los sistemas que transmiten información a nivel cerebral.

¿Se hereda el TDAH?
 
La hiperactividad tiene un componente genético importante. Sin embargo, factores biológicos no genéticos y ambientales juegan también un papel importante en su desarrollo y, sobre todo, en la forma de manifestarse.  Aunque su presencia en algún miembro de la familia es un factor de riesgo para los descendientes, no todos los niños hiperactivos tienen antecedentes familiares.
 
El TDAH es un problema relativamente leve que  desaparece con la edad
 
El TDAH persiste en la vida adulta en un 30-70% de los casos, y sus síntomas también implican entonces dificultades personales, familiares y laborales. Además, su presencia, sobre todo sin tratamiento, es un factor de riesgo importante para la aparición de otros trastornos como ansiedad, depresión y abuso de drogas.
 
¿Que es la impulsividad?
 
La impulsividad es una respuesta irreflexiva, no meditada, frente al ambiente (y, por tanto, no intencionada). Se corresponde con la incapacidad en el TDAH para pensar en las consecuencias a largo plazo de los actos, y con la necesidad de buscar recompensas inmediatas.
 
¿Por qué el niño hiperactivo con TDAH presenta dificultades de aprendizaje?
 
Las dificultades en la atención debidas al trastorno hacen que su rendimiento en clase y en las tareas sea menor de lo esperado por su capacidad intelectual y dificultan su concentración. Además, la hiperactividad no permite persistir mucho tiempo en una misma tarea, y la impulsividad lleva a que actúen sin pensar, a interrumpir continuamente y a agredir sin motivo.
 
¿Qué puede hacerse en el colegio por un niño hiperactivo?
 
En primer lugar, el entorno escolar debe estar informado y conocer bien los síntomas del TDAH, tanto para asesorar a los padres en la derivación del niño a un especialista adecuado como para comprender las necesidades específicas del niño.  La colaboración entre colegio y familia es fundamental para lograr un éxito en la intervención de estos niños.  Además, en muchos casos el niño necesitará una valoración pedagógica que determine sus necesidades académicas y desarrolle un plan de intervención escolar, así como una valoración e intervención conductual que facilite su progreso en el colegio.